Pugna UDC por el fortalecimiento de la cultura de prevención de la violencia contra la mujer y el ejercicio pleno de sus derechos humanos.

La Diputación Permanente del Congreso del Estado aprobó por unanimidad solicitar acciones a diversos actores públicos incluyendo los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial de Coahuila para fortalecer la cultura de los derechos humanos y el respeto a una vida libre de violencia de las mujeres y garantizar la aplicación de las leyes en beneficio de los derechos de las mujeres.

El grupo parlamentario de Unidad Democrática de Coahuila (UDC) propuso solicitar al Gobierno Federal, Estatal, Poder Judicial del Estado y a los Ayuntamientos de los Municipios de Coahuila, informen sobre las estrategias, programas y acciones que están llevando a cabo en el ámbito de su competencia para garantizar el respeto de los derechos de las mujeres y el alto a la violencia en su contra en todas sus formas.

También que los tres poderes del Estado, así como a los Ayuntamientos de los Municipios, a diseñar estrategias de capacitación y sensibilización para todo su personal y tomadores de decisiones para la sana convivencia entre hombres y mujeres, respeto a los derechos de las mujeres y alto a la violencia en contra de la mujer en todas sus formas.

De igual forma que el Sistema Educativo Estatal implemente estrategias, programas y acciones en todos los niveles que permitan fortalecer en los alumnos la cultura de respeto de los derechos humanos y la sana convivencia entre todos los miembros de la sociedad, sobre todo, el respeto de los derechos de la mujer y el cese de la violencia contra la mujer en cualquiera de sus formas.

“Hoy vivimos en una realidad que debiera conmovernos y ocuparnos a todos. La violencia contra las mujeres en los últimos años no ha disminuido, al contrario, ha aumentado; lo dicen así los números fríos, las estadísticas, pero sobre todo las voces de las mujeres, esposas, hijas, madres de familia que no pueden callar más su dolor e indignación”, destacó el coordinador de los Diputados de UDC, Emilio Alejandro De Hoyos Montemayor.

Explicó que lo sucedido en el país en días anteriores abrió un debate ciudadano de todos los niveles e instancias de gobierno y todos los sectores de nuestra sociedad; los congresos locales, el congreso de la unión, el senado de la república, los representantes gubernamentales, empresarios y sociedad civil en su conjunto, no podemos quedar ajenos.

El Legislador puntualizó que la violencia contra la mujer debe entenderse como cualquier acción o conducta, basada en su género, con probabilidad de causar daño físico, sexual, psicológico o sufrimiento extremo a una mujer tanto en el ámbito público como privado.

Refirió las expresiones que se han dado esta semana sobre lo sucedido en la manifestación del 16 de agosto donde mujeres pidieron un “hasta aquí” a la violencia de género y que lamentablemente por algunos hechos vandálicos se pierde el enfoque de lo realmente importante.

Contextualizó algunos datos sobre la lucha por la dignidad de las mujeres, que por décadas ha sido pisoteada:
• En 2018, de acuerdo con datos del INEGI, fueron asesinadas 3663 mujeres. 157% más que en 2008 y 54% más que en el 2015.
• De acuerdo a la Encuesta Nacional Sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (Endireh), 66.1% de las mujeres mayores de 15 años han sufrido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación a lo largo de su vida.
• 4.4 millones de mujeres de 15 años o más sufrieron abuso sexual en la infancia. De ese total, la cuarta parte fue violada en su etapa infantil.

Los legisladores también aprobaron solicitar a la Comisión de Igualdad y No Discriminación de este Congreso del Estado realice un análisis integral de los tratados, acuerdos y convenios internacionales de los que México es parte en materia de la no discriminación y violencia contra la mujer, a efecto que de ser necesario, se introduzcan los cambios para adaptar nuestra legislación local en la materia y así lograr eliminar todas las formas de discriminación y violencia contra la mujer.

De Hoyos Montemayor reconoció los avances que se tienen en materia de derechos de la mujer y mencionó entre ellos: Contar con un marco jurídico contra la discriminación de la mujer, que fomenta la igualdad de género y fomenta la cultura de la no violencia, que resulta insuficiente.

“Las agresiones contra las mujeres y entre seres humanos no son normales. La violencia no debe regir nuestras vidas, que no sea parte de nuestra cotidianidad la historia de un cuento de terror de una mujer violentada, violada o abusada” finalizó el Legislador.