PROPONE UDC INCLUIR DENTRO DE LA PENSIÓN ALIMENTICIA EL TRABAJO DE CUIDADO Y ASISTENCIA ESPECIAL

El grupo parlamentario de Unidad Democrática de Coahuila propuso reformas a la Ley de la familia que incluye dentro del concepto de los alimentos los trabajos de cuidado y asistencia especial como parte de los alimentos y su cuantificación en la pensión alimenticia con el fin de dar protección y seguridad a los menores a cargo del cónyuge a quien los tribunales hayan otorgado la custodia en un procedimiento de divorcio.

“Nuestro objetivo es dejar establecido que los trabajos de cuidados y de asistencia especial que requiera el titular del derecho a recibir alimentos, sean cuantificados dentro de la pensión alimenticia, así como de los mecanismos jurídicos que permitan garantizar, sobre todo, el derecho a la igualdad jurídica entre la mujer y el hombre”, explicó el coordinador de los Diputados de UDC, Emilio Alejandro De Hoyos Montemayor.

Destacó que esta reforma da cumplimiento a las disposiciones constitucionales e Internacionales respecto a la familia y los derechos de la niñez.

Detalló que la reforma se justifica considerando el derecho a la equivalencia en las responsabilidades familiares, mismas que se encuentran protegidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esto dentro del primer párrafo del artículo 4°: “El varón y la mujer son iguales ante la ley” y, en la Convención citada con anterioridad, artículo 17, numeral 4:“La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado…….Los Estados Partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de los cónyuges en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del mismo”.

Destacó que también dentro de la Ley para la Familia de Coahuila de Zaragoza, se encuentra ya dispuesto que el propósito de ésta es el de garantizar la convivencia estable de sus miembros, la ayuda mutua, la satisfacción de necesidades de subsistencia cuando corresponda. (artículo 2).

El legislador refirió que el precedente del Congreso Nacional de Perú en el 2017, que sienta un precedente al aprobar la ley que obliga a los jueces a considerar como aporte económico, el trabajo realizado por la persona a cargo del cuidado de los hijos a efecto de que este sea considerado al momento de fijar la cantidad respecto a la pensión alimenticia.

La madre o el padre, refirió en quien recae la custodia de los hijos menores, debe realizar las tareas en el hogar, todas aquellas que involucran el buen funcionamiento del mismo y, por supuesto, el de tener a su cargo el cuidado de los menores, actividades que no son debidamente remuneradas, ello aun y cuando, a quien haya designado el Juez de la causa otorgar la custodia cuente o no con un trabajo fuera de casa.

“Si bien es cierto es una obligación como padres de familia el de cuidar y proteger a nuestros hijos, debe considerarse que el cónyuge, al que el tribunal haya ordenado la obligación económica para proporcionar manutención aporte una cantidad adicional al concepto de pensión alimenticia a fin de compensar los cuidados y asistencia que requieren los menores”, señaló.

Según la encuesta Nacional sobre uso de tiempo elaborada por INEGI refiere que en México el trabajo doméstico no remunerado tiene un valor de 4.4 billones de pesos, que equivalen al 24.2 % del producto interno bruto (PIB)

“El trabajo doméstico no remunerado es fundamental para el bienestar y el desarrollo de los integrantes de una familia, cuando se trata de los Juicios en orden Familiar, los juzgadores al momento de resolver simplemente no hacen ninguna referencia al respecto”, expuso el Legislador.

La modificación del primer párrafo y se adiciona un segundo párrafo al artículo 276 de la Ley para la Familia de Coahuila de Zaragoza, para quedar como sigue:

Artículo 276. Para los efectos legales se entiende por alimentos: la alimentación nutritiva, el vestido, la habitación, la atención médica y psicológica preventiva integrada a la salud, la asistencia médica y terapéutica en casos de enfermedad, los gastos relativos al embarazo y el parto, la recreación, así como los cuidados y asistencia que requiera el acreedor alimentario en lo particular.

“En Relación al trabajo de cuidado y asistencia en favor del acreedor alimentario, deberá ser considerado como un aporte económico a quien lo realiza en el debido cumplimiento de las obligaciones alimenticias, lo cual deberá ser tomado en cuenta por el juez de la causa al momento de fijar la pensión alimenticia”.