Propone UDC campañas de atención y prevención de la violencia familiar y contra animales

Los entornos de violencia generan más violencia dentro de las familias y las comunidades, aseveró la Diputada, Zulmma Verenice Guerrero Cázares.

Y puso como ejemplo los recientes casos de agresión a mascotas en Piedras Negras y Múzquiz. También el incremento de denuncias de violencia familiar en la entidad.

Por ello conjuntamente con el Diputado Emilio De Hoyos Montemayor propuso punto de acuerdo para solicitar al Ejecutivo diseñe y ejecute una campaña institucional que involucre a todos los órdenes de gobierno, medios de comunicación, y sociedad civil a favor de una cultura de tolerancia, paz y erradicación de la violencia contra personas y animales.

La propuesta que fue aprobada por la Diputación Permanente también contempló un exhorto a la Dirección Para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Estatal y de los 38 municipios, así como al Instituto de la Mujer de Coahuila y sus símiles en los municipios para diseñar acciones comunitarias para atender, detectar y prevenir la violencia familiar en las colonias y comunidades de la entidad.

Guerrero Cázares destacó que cada vez vemos más común escenarios de violencia, descredito, agresividad, desconfianza y falta de tolerancia entre la sociedad.

“Aunado a ello la violencia dentro de las familias se ha ido incrementado, las cifras de suicidios, violencia contra las mujeres, intolerancia en el trato a adultos mayores y recientemente noticias del maltrato animal”, refirió.

Y aunque reconoció que existen marcos normativos para regular el tema, es necesario la sensibilización y el involucramento de la sociedad

Coahuila ocupa el quinto lugar con mayor violencia familiar después de de la Ciudad de México (8,486), Nuevo León (6,389), Chihuahua (4,819) y Guanajuato (4,491) de acuerdo a las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Y esta de alguna manera tiene que ver con reacciones y acciones sociales pues profesionales de la psicología han explicado que la violencia entre semejantes y animales habla de nuestra vida familiar, nuestra infancia, de problemas para relacionarnos, de los apegos inseguros que se originan en relaciones deficientes con los padres o los cuidadores.

También tiene que ver con normalizar las acciones de violencia, la falta de límites o en casos peores los abusos o el abandono infantil, y para algunos la violencia se convierte en algo cultural, citó.

“Tenemos un marco legal que nos permite actuar de la mejor manera, pero en Unidad Democrática consideramos que tiene que ver con un tema de convivencia, de valores, familia y sociedad. La responsabilidad de nosotros como individuos de tener familia y mantener una mascota implica acciones para cuidados, protección y sana convivencia”, expuso.

La legisladora del Distrito 3 e integrante de la comisión de educación, destacó que como ciudadanos debemos ser capaces de reproducir buenas prácticas y ejemplos de tolerancia, de entornos de convivencia en paz, de reconocimiento de la violencia y sus mil y una formas de tratarla.

“Ello implica un trabajo de todos. Campañas específicas del gobierno del estado, de los municipios, de organizaciones de la sociedad civil y de pequeñas acciones como ciudadanos para prevenir, erradicar y sancionar la violencia de nuestra sociedad. No se trata solo de respeto a animales, sino de crecer y criar en una formación de aprecio al mundo, la sociedad y la comunidad en la que vivimos”, enfatizó.