Posicionamiento de Unidad Democrática de Coahuila sobre el Primer Informe del Gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme Solís

Pronunciamiento del Grupo Parlamentario de Unidad Democrática de Coahuila, en voz de su coordinador, Emilio Alejandro de Hoyos Montemayor respecto al Primer Informe de Gobierno del Ing. Miguel Ángel Riquelme Solís, Gobernador del Estado de Coahuila de Zaragoza.

Con su venia Diputado Presidente.
Honorable Congreso del Estado.
Distinguidas autoridades Municipales, Estatales y Federales que nos acompañan.
Muy querido pueblo de Coahuila.

Se le llama informe de gobierno, fundamentalmente porque es la obligación del titular del Ejecutivo, someter al análisis de esta Soberanía Popular, representada en este Congreso, un informe detallado del ejercicio de su gobierno. Informe que deberá ser analizado exhaustivamente por los legisladores, cosa que haremos a su debido tiempo. No obstante, a decir de las actividades del Ejecutivo del Estado, la colosal deuda que le dejaron sus antecesores, la nula inversión pública, el despilfarro en gasto corriente y el desmedido culto a la personalidad, es evidente que no hay mucho que informar.

En la toma de protesta e instalación de esta Legislatura los Diputados de UDC dejamos claro que su mandato estaba viciado de origen y que carecía de la legitimidad que sólo da el mandato popular. Pero también le dijimos, que sólo de usted dependía construir esa legitimidad a lo largo de su mandato. Guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la particular del Estado de Coahuila de Zaragoza. Si bien es cierto que un año no es tiempo suficiente para evaluar objetivamente el trabajo de un Gobernador, si es suficiente para marcar el rumbo que se seguirá por los siguientes cinco años que gobernará.

Hace un año, en esta misma Tribuna le dijimos que tenía Usted una disyuntiva muy clara:
Apostar a una legitimación democrática en los hechos que marquen a su Gobierno, escuchar la voz ciudadana: Procesando y castigando los múltiples delitos cometidos durante los últimos 2 sexenios y actuando con transparencia y sin simulación.

Seamos claros, negar los hechos resulta absurdo e inverosímil. Las finanzas del Gobierno del Estado están en quiebra. Sus predecesores nos han dejado una deuda monumental. Una parte considerable de esta deuda fue adquirida de forma ilegal, se cometieron delitos y se llenaron las bolsas a costa de los coahuilenses. Lamentablemente todo ello se protege con el manto de la impunidad.

Llegó el momento de dejar de defender lo indefendible. Llegó el momento de reconocer lo evidente. Ahí Gobernador, está la justificación de su inacción, no hay dinero y sus manos están atadas. Usted se comprometió ante organizaciones de la sociedad civil, ahí está su firma, lo hizo en público y ante los medios de comunicación: Transparentar el monto, origen y destino de la deuda, fue su promesa.
Hasta aquí la causa. Esta lo supera, no es culpa suya. Le heredaron un desastre.
La situación económica de nuestro Estado es muy complicada, no hay dinero, estamos en quiebra, así que nos parece sumamente grave que aunque haya necesidades básicas de los coahuilenses que hoy siguen sin resolverse, gaste Dos millones 305 mil pesos diarios en medios de comunicación, para que le produzcan “buena prensa”

Señor Gobernador, llego el momento de iniciar la reconstrucción de nuestras comunidades.

Primero es la salud, después todo lo demás. ¿Y el Hospital Oncológico de Saltillo para cuándo?, ¿Para cuándo el abasto de medicamentos?, ¿Qué resultados ha dado la estrategia que ha implementado su Gobierno para enfrentar los graves problemas del suicidio y los embarazos en jóvenes adolescentes? Los servicios de salud pública dan pena. Las enfermeras y los médicos no tienen ni siquiera lo necesario para atender a sus pacientes.

Después de la salud sigue la educación. Escuelas deterioradas ante temperaturas asfixiantes o congelantes. ¡Es ahí donde preparamos al futuro de Coahuila! ¿Cuánto destinó a infraestructura educativa? ¿Cuál es la estrategia de innovación en la educación de nuestros niños? ¿Qué acciones tiene su gobierno para la capacitación y desarrollo de los maestros?

No vemos una política social integral en su Gobierno. Debemos transitar hacia una política social autenticamente humana, transparente y competitiva; que sea la base de seres humanos con sueños y anhelos.

Donde sí vemos retos y oportunidades es en la inversión privada, nacional y extranjera. Tanta sociedad como sea posible y solamente el gobierno que sea necesario. En 2018 van 2 mil 450 millones de dólares de un total de 24 mil 174 que entraron al país como inversión extranjera directa. Somos el tercer lugar, ubicados tan sólo detrás de la Ciudad de México y Nuevo León. Desde 1999 el país acumula 530 mil millones de los cuales Coahuila concentra 20 mil 477. La noticia es positiva si la vemos en números fríos, Saltillo es prueba de dicho crecimiento. Tenemos una envidiable ubicación geográfica, estratégica en América del Norte, la política industrial lanzada a nivel federal desde el año 99, ha dado resultado.

La pregunta es: ¿Y todo esto en que ha beneficiado a los Coahuilenses? ¿Acaso hemos elevado su nivel de vida? ¿Las familias conviven más? ¿Los padres trabajan con la tranquilidad de que alguien vela por sus hijos? Nada de eso. El tema es ¿Qué tipo de empleos estamos promoviendo? seguimos apostando a la mano de obra barata como moneda de cambio para la inversión extranjera en nuestro estado. ¿Nos podría decir que acciones está llevando a cabo su gobierno en favor de los trabajadores, de sus familias y de su nivel de vida? ¿Qué ha hecho su gobierno por mejorar el salario de los miles de trabajadores de la maquila en la frontera, que apenas si reciben lo mínimo?

La automatización en la industria ya no es noticia. Es una realidad. En 20 años, más de la mitad de los empleos se habrán perdido por los robots. ¿Cuál es el plan de contingencia Señor Gobernador? ¿Qué estamos haciendo para preparar a nuestra gente en los retos que nos plantea la innovación tecnológica? La dependencia que tenemos de la industria automotriz es enorme, si no nos adaptamos, lo vamos a padecer.

El grupo parlamentario de UDC sostiene que no puede deslindarse lo social de lo económico, ni lo económico y lo social de lo político, que haga de la democracia un sistema auténtico de vida y de gobierno.
Coahuila requiere un nuevo rumbo para alcanzar el desarrollo económico y social y éste es posible a condición de que se reconozca que aún falta mucho por hacer. Necesitamos una política económica, comprometida con la micro, pequeña y mediana empresa para que existan empleos permanentes, bien pagados y productivos que son los que demandan los coahuilenses. Todos podemos coincidir en que la sociedad reclama, con justificada razón, la mejoría efectiva en el nivel y calidad de vida de las familias, en el ambiente de seguridad y confianza social.

En cuanto al rubro de justicia, Coahuila requiere vigencia del estado de derecho, que descansa en un principio sencillo y elemental: la libertad, bajo el imperio de la ley, es la única forma digna de la vida verdaderamente humana.

La justicia debe ser reformada para que la procuración de la misma sea independiente del Poder Ejecutivo y el Ministerio Público deje de recibir órdenes de gobierno del estado.
Reconocemos la estrategia sostenida para evitar que los grupos de la delincuencia organizada transiten por nuestras calles; sin embargo, nos preocupa y queremos exhortarle a trabajar en el combate a la violencia familiar y los feminicidios que es una noticia común entre los ciudadanos.

Siendo la seguridad pública una prioridad ciudadana, proponemos y ponemos a su disposición la mejor de nuestras voluntades para efectuar las reformas necesarias en materia del fuero común, que mejoren la coordinación entre las distintas policías y le den más autonomía al Ministerio Público; le apostamos a la profesionalización de los cuerpos policíacos y la prevención del delito y nos pronunciamos por procesos penales más ágiles y sencillos.

Por encima de antagonismos o lealtades partidistas, la hora de la democracia exige que este Congreso despliegue a plenitud su responsabilidad, y reclama, que Coahuila disponga de un Poder Legislativo autónomo, vigoroso y actuante, que hoy en día por imposición de la mayoría de sus integrantes pretende permanecer sumiso al ejecutivo.

A quienes desde la oposición discrepamos de las conductas asumidas por el Gobierno, se nos sitúa reiteradamente en la condición perversa de los traidores, sin embargo, no debemos olvidar Señor Gobernador, que nadie, en forma individual o sectaria puede dar todas las respuestas que los problemas del estado requieren, a estas alturas no se puede creer que exista un hombre providencial, que todo lo puede y todo lo resuelve.

El Gobierno debe reconocer, que no puede resolver los problemas de Coahuila sin el apoyo de quienes lo criticamos y le resistimos. La oposición, por nuestra parte, debemos hacer el esfuerzo de responsabilidad y generosidad que el interés de Coahuila reclama para construir acuerdos viables y justos.

En unos minutos más, el Ejecutivo vendrá a esta tribuna a informar al Congreso y al estado sobre su gestión. UDC espera que más allá de las cifras y estadísticas, se reconozca que la situación de Coahuila exige nuevas actitudes, nuevos métodos de gobierno y una relación más flexible con el Congreso y las distintas fuerzas políticas que lo integramos. Manifestamos nuestra esperanza de que, en efecto, sea un acto verdaderamente republicano, que respete la dignidad de los poderes y se constituya en una auténtica rendición de cuentas ante los representantes del pueblo.

Coahuila, no quiere volver al pasado ni apostarle al despeñadero. Exige seguir adelante, reforzar lo que está bien y corregir lo que se deba corregir, pero seguir hacia adelante.

He ahí el reto, combatir los males, identificando sus causas, buscando sumar voluntades y consenso que repose en la construcción de un espacio de diálogo, que asegura la regulación de cualquier discrepancia, no la desaparición de las diferentes maneras de ser y de pensar.

Unidad Democrática de Coahuila siempre ha sido una oposición responsable, y sabemos que nuestra responsabilidad es señalar lo que creemos se debe corregir y de mejorar.

Estamos hoy, como ayer, por la concertación democrática, por la posibilidad de dejar a un lado las diferencias y sumar nuestras coincidencias para construir juntos acuerdos en beneficio de los coahuilenses, pero la construcción no significa imposición, significa que trabajemos, juntos, con respeto y amor por Coahuila. Coahuila merece moverse y crecer en libertad.

Señor Gobernador, Unidad Democrática de Coahuila y miles de coahuilenses tenemos la esperanza de que Usted haga lo correcto. Aún está a tiempo.

Muchas Gracias
Saltillo, Coahuila a 30 de noviembre de 2018

Por un Gobierno de Concertación Democrática

Emilio Alejandro de Hoyos Montemayor, Diputado
Zulmma Verenice Guerrero Cázares, Diputada