Demanda UDC atención integral a la comunidad escolar del Colegio Cervantes

La comunidad escolar que incluye maestros, personal administrativo, padres familia y alumnos del Colegio Cervantes de Torreón debe ser atendida por todos los órdenes de gobierno luego de la tragedia que vivieron la semana pasada.

El grupo parlamentario de Unidad Democrática de Coahuila integrado por el Diputado Emilio Alejandro De Hoyos Montemayor y la Diputada Zulmma Verenice Guerrero Cázares, planteó a la Diputación Permanente punto de acuerdo donde propone un exhorto para que el Poder Ejecutivo Federal en el Estado, al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento de Torreón establezcan como máxima prioridad, los esfuerzos encaminados a un adecuado desarrollo de la fase de postvención, para toda la comunidad educativa afectada de Torreón. La propuesta fue respaldada por la Diputación Permanente.

El pasado viernes 10 de enero se registró un tiroteo en el Colegio Cervantes en Torreón que involucró a un menor, el uso de armas y derivó en heridos, el fallecimiento de una maestra y un suicidio.

“Los hechos lamentables del pasado viernes cimbraron no solo a los Laguneros y a los Coahuilenses, sino al país entero, y a la comunidad internacional, son hechos que nos consternan como sociedad en general. Estos trágicos hechos nos duelen a todos. Y es que esta problemática abarca todo un contexto social, que es la familia, es la escuela, la sociedad, el estado emocional particular de las personas”, destacó.

El Presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado sostuvo que los hechos ocurridos obligan a estar atentos en todos los contextos social, familiar y la escuela

“A pesar de que hemos trabajado muy intensamente desde el congreso para incluir medidas de prevención, detección, diagnóstico, y tratamiento del suicidio en nuestro marco jurídico, no cabe la menor duda que hoy existe una máxima prioridad, para los tres niveles de gobierno”, expuso.

Es momento dijo de sumar esfuerzos, buscar expertos y establecer como máxima prioridad, el reestablecer un ambiente de paz mental en la comunidad educativa afectada, implementando protocolos de respuesta escolar, con puntos a destacar para estudiantes, padres, medios de comunicación y la sociedad en general.

El legislador enfatizó que independientemente de las investigaciones que estén realizando tanto la Fiscalía del Estado como la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, no hay que perder de vista una de las preguntas más importantes que nos lleva a reflexionar como funcionarios, como padres de familia, como sociedad, ¿qué fue lo que orillo a un niño actuar de esta manera?, ¿cuáles fueron los elementos en esta tormenta perfecta que llevaron al límite sus emociones?

“De alguna forma tenemos también que ser empáticos y entender el dolor, la soledad y la indiferencia que en silencio y durante mucho tiempo estuvo viviendo este niño, y que a tan corta edad le hiciera percibir que no había más opciones y no le dejo otra salida que la de terminar con su propia vida y con la de su maestra. ¿Cuánta violencia vivió y sufrió en tan pocos años para que desatara su ira de esta forma? ¿Porque nadie se tomó el tiempo para escucharlo?”, declaró.

El legislador sostuvo que esta tragedia es un asunto multifactorial, producto de muchos elementos y por tanto no puede acreditársele a un solo factor.

“Los videojuegos no explican todo, el resguardo de un arma no explica todo, no se le puede atribuir a una sola causa. Fue producto de la confluencia de muchos elementos que hicieron al niño toparse con pared”, sostuvo.

Que las lecciones que estos lamentables hechos nos dejan, dijo de alguna forma sirvan de ayuda para salvar a otros.